martes, 25 de abril de 2017

Over.


''Fui por caminos tan extraños que ya no recuerdo nada, 
de todo lo que viví. 
Estuve escondiendo tanto 
que el aliento se me fue apagando y dejé de sonreír.
Todos los días negros se fueron entre tu pelo 
y veo el viento que aún queda por venir.
Busqué en el lugar más alejado
y más cercano de tu mano
y vi que me tenía que ir.'' 
(Volveré - Escuchando Elefantes)



No tendré luces 
pero si estrellas,
y quizá brillan tan poco porque están muertas. 

Quizá se murieron en el intento de brillar lo suficiente para que las mirases.
Se quedaron sin ganas de seguir uniéndose
porque ya nadie las miraba ni contaba.
Entendieron que si desaparecían,
nadie las echaría de menos. 
Comprendieron que en realidad,
era la mejor decisión.
Dejarían de crear nebulosas por doquier
de llenar espacios de asteroides
y de renacer con cada lágrima.
 
Urano estuvo aquí.

 

Suicida.

En las calles vuelve a oler a verano, el viento vuelve a levantar mi vestido y el sol acaricia mi piel. Vuelvo a sentirme en una nube de tranquilidad y a irradiar paz por todos mis poros. Vuelvo a tener la agenda llena de planes que me dicen que tocar casa ya no se lleva. Vuelvo a tener el abono del bus listo para recorrerme la ciudad y mil ganas de huir del reloj.

Pero quizá ese viento que se cuela por mis piernas es el que se lleva tus palabras. Tantas ganas y tantos planes, ¿para qué? Escribí hace tiempo que intentarlo de aquella era de cobardes, intentarlo ahora es de suicidas.

lunes, 24 de abril de 2017

Marchita, o márchate.

Me he sumido en un sentimiento de tristeza muy muy profundo, y muy intenso. Del que probablemente, ni yo misma quiera ayudarme a salir, porque se está en calma y muy cómoda. Asumiendo la tristeza como sentimiento basal, en realidad nada puede dañarme ni ponerme triste, porque ya lo estoy habitualmente.
Me sigue doliendo horrores que me hayan echado de un jardín del cual siempre cuidé las flores, con tanto mimo que la propia Madre Tierra me tenía envidia.

jueves, 13 de abril de 2017

No sé florecer.

Eres como una margarita deshaciéndose en te quieros y ya no te quieros.

Y te destrozan,
y te dejan desnuda.

¿Qué dijo en el último pétalo que te arrancó?
No lo sé, ¿me va a tirar?
Me está guardando en el bolsillo.
¿Eso es un si o un no?
Yo que sé, cállate ya.

Sólo eres una flor desnuda en el bolsillo de un poeta que no se va a acordar de ti antes de echar los pantalones a lavar.

Sin embargo, el poeta sólo pensaba en mi sonrisa al cogerme de la hierba y alejarme de todas aquellas flores que nunca me tocaron.

martes, 11 de abril de 2017

Bird of sorrow.

Cuando empiezo a echarte de menos, es cuando decido irme a dormir. En mis sueños puedo revivir tu sonrisa las veces que quiera, y puedo besarte más. Puedo llamarte a gritos sabiendo que vendrás, puedo incluso colarme en tu habitación y quedarme ahí. Me gusta dormir cuando te echo de menos.

La almohada es tu pecho que me acoge. El latido de tu corazón me arrulla y me hace sentir protegida. Puedo refugiarme en cada centímetro de tu piel sin sentirme extraña. Puedo pedirte que me abraces un poco más, que no te vayas... que te quedes una canción más. A veces incluso vuelvo a la primera vez que te miré sin que tú me vieses. Y te observo, sabiendo lo que ya sé. Y sonrío.

Revivo todos los recuerdos que pintamos juntos, paseo por los lugares en los que amé vivirte. Acaricio tu risa. Y sigue siendo especial.

Esta noche he puesto sábanas blancas. Quiero que el color lo pongas tú.
Aunque la que sueña soy yo...
y tú duermes sin saber.

lunes, 3 de abril de 2017

Tristeza III.

¿Qué es la tristeza?
No quiero una respuesta científica que me hable de hormonas. No quiero que me respondan que hay una hormona que se ha ido de mi cerebro y no me permite sonreír. No quiero que me digan que no se siente en el corazón, porque sólo es un músculo que late. Quiero que me respondan por qué me duele el pecho al respirar, por qué siento que hay dos manos enormes ahogándome cada vez que hablo.
Llorar. Llorar es la consecuencia de estar triste. No siempre, la verdad. Y seguro que habéis estado tristes sin llorar ni una sola lágrima al igual que habéis tenido heridas que no han sangrado. Y han sido las peores de curar, ¿verdad? En realidad cada uno tenemos nuestra tristeza particular.
Nos empeñamos tanto en definir este sentimiento como algo malo, cuando es algo tan básico y necesario como la alegría, que quizá por eso nos da tantos problemas. Lo utilizamos como excusa para una mala cara o cuando queremos llamar la atención, pero siempre negativamente. ¿Qué tiene de malo estar triste? Bucear hasta lo más profundo de ti mismx y conocerte en los peores momentos sólo te ayuda a comprender. Necesitamos comprender qué nos hace estar tristes — muchas veces somos nosotros mismos — para que estarlo no se convierta en un problema.
Una vez que sabes qué ocurre, la solución es fácil. Pero... ¿si no sabes de dónde proviene esa tristeza? o lo que es peor... ¿si no quieres salir de ella? Hace no mucho escribí literalmente que la tristeza para mí era una burbuja de tranquilidad. Estando triste, nada puede hacerme daño. Lo creáis o no, todxs formamos esta burbuja alguna vez y no queremos que nos la pinchéis.
No, no quiero tus mensajes llenos de color diciéndome que la vida es maravillosa y que mis sueños están esperándome. Ya lo sé, estoy viva como tú. He estado contenta anteriormente y he sido realmente feliz, pero déjame en la burbuja tranquila.

Siempre he pensado que del dolor nace el mejor arte o al menos el más intenso.

lunes, 27 de marzo de 2017

Agárrate.

Agárrate, que vienen curvas.
No, no son las de mi cintura
que ya te sabes de memoria.
No, tampoco es mi sonrisa
que tanto provocas.
No, ni siquiera es la curva de mis talones
que ya compartes.

Son las curvas de mi alma,
de mis estrellas muertas,
de todo lo que no saco.

Son las curvas de mis anillos de Saturno
por los que te gustará patinar.
Ya has sobrevivido a mis asteroides,
agárrate un poquito más.

Son las curvas de mi esencia
y de mi ser
— de todo lo que no te dije ni diré —
de las ganas
y los bailes que no completamos.

Agárrate, que vienen curvas.