domingo, 13 de marzo de 2016

Urano desnuda.

Dicen que si pulsas el alma de Urano con las yemas de tus dedos salen notas musicales. Puedes hacer una escala con ellas y crearte un caminito que te lleve al resto de planetas del sistema solar. Patinar por los anillos de Saturno es más divertido con música. Nadar en las aguas cromáticas de Venus es más relajante con música. Si tocas el alma de Urano con tus dedos y rompes la fina capa de hielo que la recubre, se expandirá por el cosmos llenándolo entero de música, pintura y literatura. Explotará en sí misma y se convertirá en una primavera que no deja de renacer año tras año. ¿Quieres sentir la verdadera música en tus oídos? Acaricia el azul intenso de Urano, báñate en su mirada, baila descalzo por sus lunas y no huyas cuando te ataque con asteroides, solo son rabietas pasajeras. Urano es como una niña pequeña, solo quiere jugar, quiere llenarlo todo de flores, música alternativa y bolsitas de té. Si el cosmos fuera cuadriculado, no sería tan bonito. A nadie le gusta mirar un cielo en el que las estrellas no estén desordenadas.

lunes, 7 de marzo de 2016

Urano.

Caía la noche y no había estrellas, ni siquiera un punto de luz que diera cobijo a los árboles. Todo estaba sumido en un gran silencio.

Cuentan las historias, que hay un momento del día en el que el azul intenso del amanecer, retrocede hasta el más oscuro crepúsculo. Cuando Urano llora, tiñe los primeros rayos de Sol de estrellas y la noche vuelve a arropar el Cosmos por un instante más. Llora porque quiere demostrar que su cuerpo celeste es de un azul más especial, porque hace mucho que ya nadie la cuida, que ya nadie la hace bonita. Desea con todas sus fuerzas que todos sientan el vacío que ella siente a pesar de tener varias lunas acompañándola. Si Urano te mira, te llenará los ojos de estrellas y podrás caminar poco a poco por todos sus lunares. Se te teñirá el alma de azul celeste y sentirás un dolor punzante en la espalda. No te apartes de su cuerpo, besa su piel, convierte ese azul en el más apasionado rojo, solo así dejará de llorar y podrás ver atardecer sin problema alguno. Al día siguiente, podrás acariciar la fresca hierba bañada de rocío, podrás sentir la brisa marina recorriéndote los poros. Pero acuérdate de que, un día cada cierto tiempo Urano llora, suplica un instante más de soledad y de silencio. Contempla esas estrellas de sus ojos, pero no sonrías, solo acaricia su alma un ratito más. Cada estrella es una lágrima, y dicen que cuando ella llora en su planeta el frío es tan intenso, que te puede llegar a quemar la piel.

Una súplica de una Urano que llora,
porque ya nadie se atreve a pisar sus lunares.

Urano sonríe desde la triste soledad,
recordando cada caricia que le dio el Principito,
que hizo posible que ella contase su historia.