sábado, 20 de agosto de 2016

Últimamente.

Últimamente no dejan de decirme que no se me puede dejar sola. Tanto amigos cercanos como amigos que veo una vez al mes. Creo que eso ya delimita bastante el tiempo que tardo en cometer alguna locura o meterme en un jardín nuevo a explorar. Otras personas se avergonzarían de que su círculo de amistades vaya diciendo eso por ahí. Pero ese no es mi caso. En absoluto. Considero que después de salir de una etapa de maltrato psicológico, he renacido. Y no lo he hecho sin más, he renacido con ganas, con muchísimas ganas. ¿De qué? De hacer lo que realmente me gusta y quiero, sin poner ningún pero entre medias. De ser yo misma otra vez. De encontrarme y perderme para volver a aprenderme de memoria mis fallos y virtudes. De ser libre, li-bre.

Estamos acostumbrados a que nos digan que no nos dejemos pisar, que seamos fuertes y sigamos adelante. Pero también es importante focalizar esas palabras en un ámbito más positivo... Tampoco os dejéis pisar en lo que realmente queréis hacer o conseguir. Si alguien os dice que es una locura pero esa locura os hace realmente felices, hacedla.

Últimamente me dicen que estoy más guapa, que sonrío diferente y que he vuelto a ser yo misma. Quizá la razón de todo esto es que he vuelto a ser feliz de verdad, conmigo misma y mi entorno. En mi propia piel y en la de los demás. Entre mis brazos y los del resto. Diría que he cambiado, pero el ser humano está en constante cambio, así que diré que he mejorado. Muchísimo. Hace no mucho me decían que pocas veces sonreía, me enfadaba por casi cualquier cosa y había personas en mi vida que me hacían llorar y sentirme mal cada día. Pero conseguí salir de esa rueda y aprender a girar por mí misma.

Sinceramente, nunca había subido una entrada tan personal y dudo que esto vuelva a pasar, pero lo necesitaba. No por mí, si no por quienes me leen. No dejéis que os maltraten. Sea amigo, pareja, familia, compañero de trabajo o clase, quien sea. Jamás. No olvidéis lo mucho que valéis y que vuestras sonrisas inspiran muchas otras. No dejéis de ser fuertes, por nadie. El respeto es algo que existe y que todo el mundo debería hacer uso de ello.

Buenas noches.

martes, 9 de agosto de 2016

No es tu culpa.

Sinceramente creo que jamás me he sentido más cómoda en mi propia piel. Lo mejor de todo es que esa sensación no termina ahí. Después de mucho tiempo, me siento cómoda en mis propios zapatos; los cuales habían dejado de brillar hace mucho también. Sentirse segura de cada paso que das sin miedo a caerte del acantilado es un chute de adrenalina tras otro. Es más, alguna vez que otra es divertido tirarse del acantilado y ver hasta dónde eres capaz de bucear sin pedir ayuda. A cada día que pasa creo tener la definición de la libertad entre mis dedos, pero siempre hay algo o alguien que me hace ver que en esa definición falta un matiz. Y eso es lo divertido, seguir avanzando y avanzando hasta creer saber lo que es ser libre.

No me arrepiento de nada,
no lloro porque acabó,
sonrío porque sucedió
y me alegro de todo lo que hice.

Dicen que si algo está hecho con amor, está hecho correctamente.
También dicen por ahí que en cada nube hay un hilo plateado que nos guía hasta un Sol más cálido y amable.

Cuando Urano no es quien escribe, las palabras son más claras y duelen el doble.