sábado, 22 de julio de 2017

La cuidadora de estrellas.

"No puedo dejarte de ver 
arañando el silencio con tus ojos 
tratando de decir algo que las palabras 
nunca hubieran dicho mejor. 
Aquella mirada era el resumen de la noche posado en tus ojos 
con su lluvia, su viento y tu miedo al mar 
y aquel sueño que te conté. (...)

Cuida bien tus estrellas, mujer."'Judith' de Silvio Rodríguez.

Te acaricio la espalda y salen tres estrellas: una amarilla, una blanca y una azul. Te susurro que me dejes la azul, porque es la que brilla menos. Su color es más débil que el de las otras y te está empezando a doler. Me llevo a mi casa la estrella azul, con cariño le busco un hueco en mi cama y ahí le limo las cinco puntas para que nunca más te hagan daño en la piel. Después la acuno entre mis brazos y le susurro lo bonita que es, así consigo que empiece otra vez a brillar. La lleno de besos cada noche para que vuelva a ser de un azul intenso. Llamo a Oniria para que le enseñe otra vez a velar por ti cuando todas las luces se apaguen y creas estar solo. Llamo a Insomnia para que le haga entender que ahora es ella quien te tiene que acunar por las noches, creando un refugio en el que te sientas bien. Así, poco a poco, voy cuidando de tu estrella azul. Te prometo que cuando te la devuelva será la mejor estrella del cielo y te cuidará con mucho cariño. Pero no puedo prometerte que, después de cuidar de ella tanto tiempo, no vaya algo de mí en ella. Ninguna estrella es menos bonita porque brille menos, también se cansan y se ponen tristes como nosotros. Sólo hace falta cuidar de ellas. Ahí arriba también hace frío todas las noches.

jueves, 20 de julio de 2017

Carta a mí misma.

Namasté, pequeña. O linda, como te gusta llamar a todas las personas a las que aprecias. Quiero decirte algo. Sé que las noches son difíciles desde hace un tiempo, pero de nada sirve seguir poniéndole fecha a cuando todo se torció. Probablemente estarás overthinking, que te sabes el término de memoria. Al mismo tiempo te estarás preguntando si te sirve de algo hacerlo, y acabarás con tantas preguntas en la cabeza que ni Morfeo querrá abrazarte esta noche. Otra vez igual. No aprendes. Te vienen las ideas y se van sin que te des cuenta, porque vives en una nube. Quizá pienses que ahí arriba eres intocable. Pero tanto como yo sabemos que no lo eres. Sigues dejándote tocar, porque hundir ya te hundes tú sola. No lloras, pero tienes una guerra dentro de ti. Aún así, creo que ya eres consciente de que hoy has ganado una batalla. Echabas de menos sentirte bien en tu propia piel estando sola, ¿verdad? Echabas de menos sentirte capaz de decir "no, hay que seguir con el día" y no fallarte a ti misma. Echabas de menos sonreír sin mover un músculo, sonreír con el alma. Echabas de menos sentir algo florecer en tu pecho y estallar sin hacer daño. Eres más fuerte de lo que crees. Eres capaz de hacer cosas maravillosas, llevas haciéndolo veinte años sin que te des cuenta. Créetelo. Estas rodeada de personas que te ponen el corazón blandito y que se mueren por verte reír así. Aunque te rías de todo. Pequeña, eres capaz. Tienes un aura que brilla más que mil estrellas juntas y que se muere de ganas por vivir. Quiero decirte que te he perdonado. Nos hemos perdonado. No más reconres, ni culpas estúpidas, ni cierres en banda... No más dolor. Hoy te he perdonado porque realmente es la única disculpa que necesitas para reconstruir tu camino de baldosas amarillas. Pudiste, puedes y podrás. Recuerda que te quiero, eres lo más valioso que tengo. Moja los pies en Nostalgia si así lo necesitas, pero no vuelvas a dejar que Tristeza te utilice. Eres válida. Recuerda que sin ti, no somos nada. Y nosotras siempre ha sido el mejor pronombre personal.

lunes, 17 de julio de 2017

Unknown pleasures.

"(...)And she gave away the secrets of her past,
And said I've lost control again,
And a voice that told her when and where to act,
She said I've lost control again." — Joy Division.

I think I always fuck it up.
I think I'm a disaster.

I feel guilty all the time.
I feel insufficient.

I'm sick of feeling lonely.
I'm tired of hating myself.

Am I doing as wrong as I think?
Am I hurting you as much as I feel?

Why I'm afraid of talking to you?
Why I'm overthinking everynight?

I have a big anchor in my soul.
I have a scar that stills bleeding.

I can't breathe.
I can't cry.

domingo, 16 de julio de 2017

Fuera.

Llevo un tiempo sintiéndome fuera
de mi propia piel
de mi propia vida
y lo vivo todo en tercera.

Demasiadas ideas
muchos pensamientos,
sueños y personas.

¿Qué he de hacer?
¿Quién soy?
¿A dónde voy?

Llevo un tiempo sintiéndome fuera
de mi realidad
de mi presente
de todo.

Todos mis recuerdos
son lejanos y difusos
como si míos no fuesen.

No sé si vivo o sueño
porque todo está borroso
y no veo.

Llevo un tiempo sintiéndome fuera
de todas las personas que conozco
y dejo de conocer,
de ese reflejo en el espejo.

Dudo de todo
y de nada me fío,
¿es real?

No me quiero
ni me sonrío
ni me siento.

Llevo un tiempo sintiéndome fuera
pero siempre quedan momentos
en los que todo es blanco
y puedo ser yo.

"Todo llega, todo pasa.
Pero no todo se queda."

jueves, 13 de julio de 2017

I'm broken.

I want to be happy again.
I have tried to smile
but when I do it I don't feel real.

I'm tired of crying every night
when everything seems catastrophic
when I feel so alone.

I want to be here again
and live my life to the fullest
like I used to do.

Now listening to Jason makes me...
Nervous? Anxious?
I don't know, I don't feel anything.

But I cry, yes I do.
I have started to cry again
and it doesn't help.

What should I do?
I overthink
I have stupid ideas on my mind.

Yesterday I though I wasn't enough,
tonight I need to ask you
if I am the only one.

I know, it's a stupid question
but my mind needs to know.
At least I've been able to stop myself.

I feel so alone
it didn't used to be a problem,
but now I'm scared.

Sometimes I think
and I believe
that I will be like this forever.

I don't want that.
I want to live again
and feel good things.

I hope everything gets better.
I hope someone could understand.
I hope I could sleep well.

miércoles, 12 de julio de 2017

Quiero un abrazo.

Quiero un abrazo y quizá,
esta no sea la mejor forma de pedírtelo
pero quiero un abrazo.

Necesito sentirme protegida,
aunque sea un rato
sólo para poder seguir.

Quiero un abrazo pero,
no sé qué me impide decírtelo
si ya lo he hecho más veces.

El sentimiento de ser una extraña
es algo difícil de eliminar
y una piedra en el camino.

Quiero un abrazo tuyo
no me sirve otro,
pero lo quiero ya.

Supongo que ahora que mi mirada
ha dejado de pedírtelo,
mis labios ya no saben qué hacer.

Quiero un abrazo,
o dos
o tres
aunque con uno largo...

Escribo y borro
escribo y borro
escribo y...

Quiero un abrazo,
tú también quieres un abrazo
pero no nos lo decimos.

Oleaje.

A veces no puedo seguir el oleaje.
A veces trago más agua de la que puedo escupir y mis pulmones se encharcan.
A veces me canso de nadar.
A veces ni siquiera me tiro al mar, porque la marea nunca sube lo suficiente.
A veces sólo puedo oírme a mí misma por muy fuerte que golpeen las olas.
A veces nadie quiere sacarme de las rocas y tengo frío.
A veces me olvido de que ninguna marea es igual y de que la luna también sufre.

Pero me sigue gustando la idea de intentar flotar y quizá por eso, esto me duela de más.

lunes, 10 de julio de 2017

To get her.

Tell me you love me
tell me you want me
tell me you need me
tell me all the things I think.

Let's go outside
to the park
to the beach
to the forest
let's go together.

Don't go away
don't turn around
don't leave me
don't hurt me please, don't do it.

There are no stars in the sky
I don't see them
I don't feel them
How can I shine now?

Little things I love of being together:
if he want to love her
he has to
get
her.

I love being in his mouth for only one second.

sábado, 8 de julio de 2017

Ver no es mirar.

La importancia de dejar de vernos en los demás es más grande de lo que pensamos. Pasamos mucho tiempo, demasiado, intentando vernos en personas a las que no les importamos. En los mejores casos sí que les importaremos, pero no nos conocerán realmente, por lo que la visión sigue siendo inválida. Bucear en las vidas de los demás es entretenido hasta que das con algo que te duele y entonces te das cuenta de que hacer eso sólo te ayuda a perderte más. Porque sí, metiéndote de lleno en vidas ajenas lo único que consigues es terminar sintiéndote una extraña en tu propia piel. Te acabas sintiendo expuesta y detestando tu vida, porque cada persona que ves tiene algo mejor que tú. Eso contando que bucees en personas ajenas a ti, ya que lo peor de todo es hacerlo en esas personas que antes te tenían un aprecio y ahora es totalmente lo contrario. ¿Por qué pierdes el tiempo en esas cosas, si no te trae nada bueno? Al final sólo terminas sintiéndote peor de lo que estabas y creyéndote todo lo que ha puesto esa persona en una red social. Escrito así suena verdaderamente ridículo, ¿verdad? Porque lo es. Y realmente no creo que la culpa sea directamente nuestra por ponernos a bucear horas y horas, sino de la sociedad que estamos creando por culpa de las tecnologías. No quiero decir con esto que el avance tecnológico sólo traiga cosas malas, no me malinterpretéis. Es cierto que yo nací prácticamente de la mano de nuestro querido Internet, pero no me considero tan milenial en ese aspecto. Quizá sea porque por una cosa u otra, siempre he tenido problemas en las redes sociales. Creo que no termino de encajar en ellas. No me apetece socializar tanto como a los demás, ni dar mi opinión abiertamente y meterme en debates violentos (sí, estoy dando mi opinión ahora, pero esto no es Twitter) Tampoco me apetece compartir cualquier tontería que me haga gracia como antes, ni que todxs mis seguidorxs sepan de mi vida personal. Me canso mucho de que las redes sociales me aten al móvil, cuando en realidad no tengo nada que mirar que sea verdaderamente importante. Es por todo esto que no entiendo que hoy en día nuestra respuesta más común y rápida al aburrimiento sea mirar hasta con lupa lo que hace o deja de hacer otra persona. ¿No sería mejor invertir ese tiempo en intentar solucionar nuestro propio aburrimiento? Con la de cosas que hay normalmente para hacer, creo que es un problema bastante grave que una persona se aburra con tanta facilidad y que encima, no haga nada productivo -al contrario- para solucionarlo. ¿Tan vacía está tu vida? Eso es preocupante, pero está claro que hoy en día no le damos más importancia. Personalmente, me siento podrida en alma y esclavizada a seguir un rol de sociedad que no me aporta nada bueno.

 Leerme no es conocerme. 
Gracias siempre.

miércoles, 5 de julio de 2017

Urano aprende a brillar.

A Alitas le encantaba volar con las estrellas. Sus alas eran enormes, cada pluma blanca parecía una obra de arte. Solía salir todas las noches, revolotear por los tejados y finalmente, alzar el vuelo en busca de sus compañeras. Batía las alas con fuerza y decisión, sintiéndose libre y ligera.

            •••••••••••••••••••••••••••••••••

A Urano le encantaba mirarse en los ojos de los demás. Buscaba miradas en las que bucear, aunque rara vez se sentía comprendida. Vestía lencería negra, de esa que parece tejida con todo el tiempo del mundo. Esa era su forma de libertad. Entre ligueros y corsés pasaba las noches, zambulléndose en cientos de miradas nuevas.

            •••••••••••••••••••••••••••••••••

Una noche, las dos se encontraron.
Urano sólo necesitaba un poco de aire fresco después de otra ronda de miradas en las que no se conseguía ver. Alitas había parado en el tejado del bar a peinarse una pluma que no se decidía entre ponerse derecha o caerse. Y sí, como todxs habréis pensado, esta pluma fue a caer en el pelo de Urano. La joven nocturna miró hacia el cielo molesta y se encontró con dos ojos grandes y cristalinos que la observaban con timidez y respeto.

• ¡Oye! ¿Qué haces ahí arriba tirando basura?
× ¿Basura? ¡Si sólo se me ha caído una pluma de mis alas, ni que no me doliese más a mí!
• Espera... ¿Alas?
—En este momento Alitas descendió para recuperar su pluma y encararse a la chiflada que se había atrevido a insultarla—
× Sí, creo que se ven. Son grandes, ¿eh? No sé cómo vivís los de aquí abajo, la verdad...
• Pues desde luego, de una forma más correcta que tú. Ya me dirás qué haces volando por ahí todo el tiempo, sin ningún sitio al que llamar casa.
× Perdona, no sabía que vivir así, intentando buscarte en los demás fuese mejor. Al menos yo no estoy atada y no se me rompen las medias porque ahí arriba no las necesito.
• ¿Cómo sabes tú eso? Es la primera vez que te veo.
× Quizá, pero no la primera vez que me sientes. Cada noche cuando sales aquí a fumar y a colocarte las bragas sueñas con salir corriendo. Porque esto no es lo tuyo. No te hace feliz y nunca lo hará, me temo. Yo también era como tú, ¿sabes? Pero me di cuenta de que si no escapaba yo, nadie más me iba a enseñar el camino hacia la salida. Y ya ves, me crecieron alas de tanto mirar al cielo, justo como haces tú.
—Urano se había quedado sin habla, hacía mucho tiempo que buscaba sentirse así de comprendida... Y comenzó a llorar—
• Pero... Entonces... Yo... A mí me gustaría salir volando de aquí también. Pero... No tengo alas como tú, sólo la pluma que se te ha caído.
× Cariño, volar no es tan difícil, no te hacen falta alas. Puedo llevarte yo, si me dejas, hasta te presento a mi familia. Aunque no lo creas sí que tengo casa. Y es enorme.

Así fue como Urano tomó la mano de Alitas, y juntas se fueron volando lejos... Para no volver jamás.

He oído que todas las estrellas la recibieron con inmensa alegría y que poco a poco, a Urano también le crecieron alas. Eran negras, con reflejos azules y violetas, pero volaba tan alto que sólo eran un punto brillante más en el inmenso cielo. Las dos jóvenes se enamoraron, entre ellas, de ellas y del firmamento. Es por eso por lo que las estrellas brillan tanto, por lo que al mirarlas te sientes pequeñx pero libre, infinitamente libre...

Irish man.

They always say that love,
is going to find you again
but I'm not sure.

They always say that
hope is there
and we have to keep going.

What can I say?
I haven't cried since...
I don't remember.

But now I'm in my bed,
the same bed.

But tonight I'm listening to that song,
the same song.

I don't know how I did it.
How... how I could tell you that.

However I'm crying in this moment
and it feels so nice,
finally I can feel something.

Maybe my words are too cheesy,
maybe I have no idea of what I'm saying.
But that night I did it.

The point is that I feel the same way
but it doesn't hurt anymore.

I'm glad I can listen to my dear Glen Hansard again.
Crying with him is always helpful.

                        Love, don't leave me waiting.

lunes, 3 de julio de 2017

Claveles.

Ya no lloro, ya no grito, ya no digo que tengo miedo. Pero por mis ojos se escapan dos manitas que tiemblan pidiendo ayuda, de mi pecho sólo crecen claveles ya marchitos. No sé cómo expresarme, ni en qué idioma, ni qué palabras utilizar. Mi cuerpo siente frío cuando no lo abrazan aunque ahí fuera sea verano y brille el Sol. Diría que esas manitas que piden auxilio son las de Tristeza queriendo llamar una vez más mi atención, pero... Con los meses he descubierto que su familia es extensa y peligrosamente acogedora. Todas sus hermanas y primas están fuertemente romantizadas por la sociedad, dato que ni ayuda a huir de ellas ni a entender que son amigas de todxs. No son la mejor compañía, eso es cierto, pero estar sola no es algo que me guste ahora mismo. Hay veces en las que desearía romper el espejo, sólo para que esa chica triste deje de observarme y de recordarme que estoy completamente perdida. Ahora me río de todos esos problemas pasados que tuve y que me dieron un dolor de cabeza para nada merecido: eran tonterías, no eran problemas.

 Quiero volver a caminar por la cuerda floja y reir sin miedo a caerme, quiero jugar a saltar las olas sin temer ahogarme, quiero decirle a la chica del espejo que todo irá bien y creérmelo. También me gustaría volver a sentirme dueña de mi cuerpo y de mis acciones. QUIERO EXPRESARME Y GRITARLE AL MUNDO QUE NO ESTOY BIEN. Pero no así... porque no quiero asustarme. ¿De qué? ¿de la realidad? Supongo, en mi mente no es bonita. No han dejado de decirme que transmito calor, paz, calma, que se sienten bien a mi lado. Yo no puedo parar de preguntarme por qué sienten todo eso conmigo, si aquí dentro nunca hay silencio. ¿Eso quiere decir que soy fuerte? Supongo que sí, porque si no fuese así estaría envenenando a todo el mundo. Y eso es lo último que quiero. Si antes de que Tristeza y su familia me adoptasen no odiaba a nadie, ahora mucho menos. No me gustaría que nadie sufriese lo que estoy sufriendo... Aunque desgraciadamente es algo bastante común. 
No hace mucho unx de mis lectorxs me dijo que le gustaba la gente que se expresaba, que era artística, que sentía de verdad. En ese momento sólo pude pensar con amargura que en lo que a mí respecta, más bien me abría en canal para expresarme. Creo que es un término muy adecuado para resumir lo que me pasó. Me abrieron en canal de la cabeza a los pies y no dejaron nada sin destrozar; ni cuerpo... Ni alma. Nadie se merece eso. Pero mucho menos nadie debe tomar el albergue de Tristeza y co. como algo definitivo. Tampoco hay que tener prisa, puesto que las mudanzas llevan su tiempo y no debemos olvidarnos nada (ellas no se olvidan de nadie nunca...) Toda herida se puede curar y con el tiempo cicatrizará. Partiendo de la base de que estamos perdidxs, sólo hay que caminar hacia adelante de nuevo, tenemos todas las direcciones disponibles. 


Siempre habrá una estrella que brille por ti,
a la que podrás cuidar 
mientras ella te cuida a ti.
Siempre habrá un lazo que importe más que tu herida. 


 

lunes, 26 de junio de 2017

Querer es estar.

El verano pasado conocí la sensación de estar en paz conmigo misma, de ir por la calle con una sonrisa y llegar a transmitir esto a los demás. En su momento pensé que era gracias a una persona concreta y la tranquilidad que me daba estar a su lado. Pero he descubierto que no, puesto que he comenzado este verano sintiéndome igual. No extraña sino en casa, no atada sino libre, sólo sentimientos desenfadados y sanos. Vuelo. 
 

sábado, 24 de junio de 2017

Un mes y seis días.

Sigo pensando que conocerle ha sido algo mágico. Sigo creyendo que es especial y sigo queriendo agradecerle muchas cosas, por muy oscuro que me lo quieran pintar. Sigo sintiendo que brilla, brillo y brillamos — a nuestra manera, por eso quizá es tan difícil de entender si no os calzáis mis zapatos y os ponéis mis gafas — y el cielo sigue estando ahí. Sigue siendo mi inspiración y dándome la confianza para no sentirme mal usando dicha inspiración. Para bien o para mal, mi libro está abierto para él y no tengo miedo de que lea las páginas peor escritas. Urano está de acuerdo con esto, porque para ella también es una persona muy importante y a la que le tiene infinito cariño

Si tan mal está, no entiendo por qué mis ganas de hablar y abrazar estaban desbordándose. Al final esas ganas contenidas eran más mi ancla que él mismo. Muchas veces es mejor dar un pasito hacia atrás, para coger carrerilla y seguir.

martes, 20 de junio de 2017

Arrancadme el corazón.

Suplico que alguien me arranque el corazón, porque no lo soporto más.

El dolor que me produce echarte tanto de menos, a veces, es inllevable.

Ya no veo más rojo en mi vida que las uñas de mis pies.

Hace mucho tiempo que ya no me fijo en las estrellas al volver a casa.

Hay días en los que me siento terriblemente sola y extraña lejos de tu piel.

Ser refugio no implica que no necesite el mío propio.

Cuando me hundo en ti es inevitable no hacerlo también en recuerdos que fueron un nosotros.

Te echo irremediablemente en falta, y en momentos como este sólo querría abrazarte una vez más.

Arrancádmelo por favor.

jueves, 15 de junio de 2017

Bird of sorrow.

Cuando empiezo a echarte de menos, es cuando decido irme a dormir. En mis sueños puedo revivir tu sonrisa las veces que quiera, y puedo besarte más. Puedo llamarte a gritos sabiendo que vendrás, puedo incluso colarme en tu habitación y quedarme ahí. Me gusta dormir cuando te echo de menos.
La almohada es tu pecho que me acoge. El latido de tu corazón me arrulla y me hace sentir protegida. Puedo refugiarme en cada centímetro de tu piel sin sentirme extraña. Puedo pedirte que me abraces un poco más, que no te vayas... que te quedes una canción más. A veces incluso vuelvo a la primera vez que te miré sin que tú me vieses. Y te observo, sabiendo lo que ya sé. Y sonrío.
Revivo todos los recuerdos que pintamos juntos, paseo por los lugares en los que amé vivirte. Acaricio tu risa. Y sigue siendo especial.
Esta noche he puesto sábanas blancas. Quiero que el color lo pongas tú.
Aunque la que sueña soy yo...
y tú duermes sin saber.

miércoles, 7 de junio de 2017

Plumas nuevas.

Esta noche he vuelto a poner la almohada pequeña. Esa tan mullida y suave, que sólo me hace recordar buenos momentos. Cuando estaba sola y nadie me hacía daño. Soñaba tan bonito que mi memoria lo borraba al instante y a la mañana siguiente, amanecía sin Tristeza en mi cama. He vuelto a las sábanas de flores y a dormir desnuda. He quitado atrapasueños que más que agarrar mis miedos, me habían asfixiado a mí. Le he dicho a Morfeo que lo nuestro puede funcionar. Pero sin prisas, porque al fin y al cabo, esta siempre ha sido mi cama y no la nuestra.

sábado, 3 de junio de 2017

Didn't it rain, my love?

I have lost myself in your illusions.
I didn't believe in anything but your words.

Jason has told me I have to be strong
but my tea is getting cold and you're gone.

I am used to being lonely.
I am used to hide my feelings.

Since I started to watch the rain
I have seen that I feel like them.

Raindrops, they fall anyway.
They can't control what they're doing.
And so I am.



jueves, 1 de junio de 2017

Watch her run, can you feel it?

At least I'm ready to go.
I'll pick up my clothes and I'll go.
I'll open the door you blocked.
Because here, drinking my cold coffee, I see things clearly.
If I want to shine I have to do it on my own.
If I want to feel better... I have to forget you.

Let's be real, I'll never be able to shine enough for you.
I have no name, I have no face, I have no place in your life.
I hope that looking at the stars will remind you of me.
Honestly, I don't want you to suffer this pain I'm feeling.
Leaving you it's a terrible decision... But I have to do it.

However, you'll be always my star, my cornerstone.
Every night when I look at the sky I see you,
but I see you madly in love with me
smiling and laughing because of me.
Dreams... They are my anchor.
But tonight I'll be drunk enough to say goodbye.

jueves, 25 de mayo de 2017

Urano es una zorra.

De colores las cintas que recorren mi pelo, mi cuerpo, mi ropa. De colores las pestañas y los dientes, de colores los pies y el alma. De colores mi letra, mi rima y el vestido. De colores mis lágrimas, amargas pero libres. De colores pinté tus labios con los míos, de colores se quedaron las sábanas.

Me marcho, me voy, salgo corriendo, huyo. Esquivo tus raíces y me deshago de tus espinas, tan clavadas en mi corazón... Despliego mis alas y lavo mis plumas, hoy quiero que vuelvan a ser blancas.

Puedo, quiero y me lo merezco. Voy a dejar de llorarle a las magnolias, la Primavera no me ha sentado bien. Quizá tu tormenta no tenga mi nombre pero ningún desastre natural es invisible. Ahora quiero que el espejo deje de dolerme.

Urano es una zorra, pero tenía razón desde el principio.

martes, 23 de mayo de 2017

Into my arms.

Entro en mi habitación.
Bajo la persiana, sólo un poco.
Enciendo las luces de colores y la lámpara de sal.
Me desnudo.
Pongo el disco en el equipo de música y le doy al play.
Me tumbo en la cama, abrazada a la almohada.

Aún huele a ti, las sábanas están aún calientes.
El ambiente no está muy cargado pero sigues aquí.
Y mientras va llegando la canción que más me recuerda a ti, empiezo a llorar.
Porque te echo irremediablemente de menos.
Quema, pero sé construir un refugio donde no sentirme estúpida.

Esta va a ser la única forma de no ahogarme en amor y poder volar lejos.
Pero, si de algo estoy segura, es que venimos de la misma estrella. Por eso brillamos tanto juntos. Por eso eres magia. Nos conocemos de otras vidas. Si no, jamás te habría dejado entrar en mi planeta.

                                                                                        
                                                                                  'Maybe one day I'll fly next to you' — Coldplay.

sábado, 20 de mayo de 2017

Querer no es tontería.

 No sabes la de tonterías que te diría estando borracha.
Aunque puedo resumirlas todas —es que son muchísimas— en decirte que te quiero.
Pero no sé si eso es una tontería. Querer, cuando es de verdad, no es una tontería.
Y los borrachos siempre dicen la verdad, aunque yo nunca te he mentido.
Es la primera vez que quiero a alguien en mi vida, de verdad, sintiéndolo al 100% y siendo consciente de ello.
Madre mía, si que te diría tonterías.
Es que me he tomado una cerveza y no estás. 

Dejo esto aquí, que me está dando el bajón de después de beber y ya me estoy arrepintiendo de echarte tanto de menos. 



viernes, 19 de mayo de 2017

Soy todas vosotras.

Hablemos de algo que nos afecta a todas. Hablemos de que yo, de seguir tanto a mi corazón he olvidado que es mío y que nadie va a estar conmigo cuando me lo rompan, sólo yo.
Una vez que tomas la decisión de marcharte, parece que el Universo te ayuda a hacerlo. Porque, seamos sincerxs, lo más difícil es dar el primer paso y pedir ayuda. Y yo ahora que me encuentro en el mismo sitio en el que te escribí que ojalá te quedases para siempre, que no quería dejar de escucharte cantar... Sentada en la misma madera en la que años atrás me enamoré de ti, o nos enamoramos porque jamás supe tus sentimientos con seguridad. Aquí, suena un móvil con el mismo tono que el tuyo, ese móvil que no dejabas aunque estuvieses conmigo. Porque, qué importaba que me saltase clases, que hiciese malabares con el reloj para poder verte... Y qué importa que te escriba con odio.
No importa nada, lo mismo que te importó aquella noche. Sólo quería un abrazo, te dije. No sabía que junto con los abrazos viniesen recetas médicas para antidepresivos e informes de "violencia de género". Violencia. Nunca me enseñaron que los abrazos escondiesen eso. Tampoco dije tantas veces
que no... Tanto que perdió completamente el sentido. Y eso tampoco te importó.

viernes, 12 de mayo de 2017

10/05

Tengo muchas ganas de chillar
y es que me he cansado de arrastrarme,
de llenarme de mierda
y dejarme la piel en el suelo.

Quiero quererme del verbo valorar
y que sea presente de indicativo,
que me ame o no
deje de ser subjuntivo.

Necesito encontrarme
romper los espejos de tu casa,
porque, cariño, están rotos.
Mi reflejo tiene que ser nítido
y no escondido.

martes, 9 de mayo de 2017

Puzzles.

Es como si tuviese un puzzle en mis manos y poco a poco fuese recibiendo las piezas que me faltan. No sé qué saldrá cuando lo complete. No estoy segura de querer acabarlo, porque algunas piezas encajan peor que otras y se me está rompiendo el marco. Quizá si se rompe por completo aparezca otro puzzle menos difícil y más bonito. Pero mi puzzle no es feo, tampoco me encanta, pero me da mucha curiosidad. Me siento una detective juntando las pistas de un gran crimen. No creáis que es fácil, algunas piezas me han costado muchas lágrimas y mucho esfuerzo para que encajasen. Obviamente tengo en mi cuaderno de apuntes lo que podría ser el siguiente trozo, pero rara vez acierto (en realidad, mejor así, soy demasiado retorcida)

Hay puzzles que al acabarlos los he colgado en el salón como trofeos. Así las personas que los ven pueden ponerse mis zapatos y viajar en mi dolor. Creo que es terapéutico. Pero este puzzle lo voy a tirar a la basura en cuanto lo termine, no me está gustando cómo encajan las piezas... Siempre sale suciedad y miedo a montones.

lunes, 8 de mayo de 2017

20. 36.

Ahora mismo dudo de querer vivirte una vez más. Hace unos meses, lo habría hecho con los ojos cerrados — total, sigo sabiéndome las paradas que me separan de ti de memoria — pero ya no. Y esta vez lo digo de verdad, tengo incluso el valor para decírtelo a la cara si es que nos volvemos a cruzar. Ahora mismo, se me hace más fácil que nunca. Hace unos meses, todavía te chillaba que por qué no me visitabas, como hizo Fee Reega. Ahora... qué más da. Se ha reventado la burbuja de ilusiones tal y como me reventaste a mí.

Ya no me quedan pelos en la lengua ni metáforas con las que adornarte. Lo más triste de todo es que sé con certeza quién soy para ti, cuando para mí llevas siendo y estando más tiempo del que te imaginas. Es cierto que desde el amor propio te ves más pequeño, más enano, más... fantasma que nunca. Y créeme que lo he intentado con todas mis fuerzas, porque la esperanza es lo último que se pierde, pero no. Me es imposible no quemarme. Gracias por no abrazarme, ni besarme, ni hacerme cosquillas. Gracias por tener miedo a descubrirme y caminar conmigo. Gracias, porque ahora todo es más fácil. En mis recuerdos serás siempre más bonito de lo que fuiste jamás, pero no quiero vivir a base de recuerdos cojos — como ya te escribí una vez — e ilusiones demasiado infladas como para ser reales.

Llevo despidiéndome demasiado tiempo. Y tampoco quiero vivir en despedidas, en idas y venidas, en blancos o negros, en darte vergüenza cuando en realidad te quise dar alas siempre. No quiero vivir así porque necesito seguir. Y en la palabra seguir está el verbo ir, que es lo que voy a hacer. Irme. Tú puedes quedarte si quieres, fantasma, pero te aseguro que la sensación de soledad será inaguantable — te lo digo por experiencia — Yo me voy, el espiritismo ya no me va, fijo que en Salem se lo pasaron mejor.

Pobre diabla...

miércoles, 26 de abril de 2017

Gustar, encantar, adorar, amar.

Me gusta la música, ponerle banda sonora a cualquier recuerdo y comprar discos. Me encanta abrirlos en cuanto salgo de la tienda. Me gusta descubrir música nueva y adoro que me recomienden grupos. Me gusta cuando escucho una canción y entiendo la letra aunque no esté en castellano (mi lengua materna) Me gusta saber la historia de los músicos que más me llaman la atención. Me gusta hablar de música y dejar de escuchar música para escuchar mi entorno. Eso también es música. Me gusta ir a conciertos y la música en directo. Me gusta ir a festivales por la música. Me gusta que mis amigas se preocupen por escuchar mi música como yo hago con la suya. Me encanta cuando alguien intenta acercarse a mí mediante mis grupos favoritos. Y adoro la sonrisa que me sale cuando me adivinan mi canción favorita y se acuerdan de mí por eso. Me gusta cantar y soltar todos los sentimientos que me produce esa canción. No canto bien, pero lo hago a menudo. Creo que es terapéutico. Lo mejor que me han hecho jamás es dejarme escuchar canciones muy personales que nadie más había escuchado antes, en directo. Cuando alguien me dedica una canción me siento muy especial. Adoro que me regalen música. Y amo bailar, que quizá tampoco se me de bien, pero me siento libre cuando lo hago. Puedo estar bailando hasta que me duelan los pies y me tiemblen las piernas, creo que también es terapéutico. También me gusta ver bailar a la gente porque creo que refleja mucho más de lo que la persona en cuestión quiere. Adoro que alguien sienta la música al 100% y se deje llevar sin vergüenza a que le miren raro. Me gusta la gente a la que le gusta vivir. Me encanta cuando doy con alguien que también se fija en los pequeños detalles del día a día como yo. A veces es obsesivo, pero adoro observarlo todo y quedarme con detalles que nadie más ve. Creo que por eso amo la fotografía, es mi forma de mostrarle al mundo mi visión de este.
Me encanta mojar los pies en la mar, nadar, bucear, rozar la madre tierra con mi piel desnuda. Adoro el sol, la luz y el calor que da, y las pecas que me produce.  Me encanta cuando hay una brisa agradable que te revuelve el pelo y te acaricia la piel con mimo. Amo el olor a verano y a protector solar (y aftersun) Mi helado favorito es el de pistacho, desde que era una niña. Me encanta ponerme una sudadera después de un día largo de verano, al anochecer. Uf, las puestas de sol. Amo las puestas de sol y los fuegos artificiales. Y las hogueras. Me podría pasar la noche entera observando el fuego.
Me gusta andar descalza y ponerme pulseras en los tobillos. Cuando me pinto las uñas de los pies de rojo me creo Lolita, y sonrío porque eso me recuerda a ti. Tengo muchos fantasmas, pero estoy aprendiendo a que se queden en eso, fantasmas. No tengo miedo a casi nada, pero me pone muy triste que me nieguen un abrazo. Me encantan las plantas y los animales, e intento vivir en armonía con todos ellos. No me gusta el odio ni los conflictos, en general, ninguna emoción negativa me gusta. Siempre digo que soy libre, pero me cuesta mucho sentirme así. Tengo complejo de Amélie porque quiero hacer feliz a todas las personas a las que quiero. He dejado mi vergüenza atrás y eso me ha permitido vivir cosas únicas.
Amo leer, en papel. El olor de los libros me encanta y poder acariciar cada página me parece único. A veces dibujo, pero no suelo enseñárselo a nadie, mi madre es verdaderamente buena en eso. Me encantan los detalles y sorprender a mis mejores amigas. En realidad a todo el mundo, pero cuando la voy a buscar a la universidad su sonrisa es preciosa y me da un abrazo muy largo. Me gusta que me regalen flores, pero no me gusta que se marchiten. Adoro el espacio exterior, las estrellas y los planetas, aunque hace mucho que no voy a ver las estrellas lejos de la ciudad. Me gustaría vivir en el campo. Me gusta cocinar. Echo de menos ir de camping cada verano, pero echo más de menos Galicia. Adoro hablar en francés y sólo me sale bien si estoy feliz, por lo general me suele dar vergüenza que me escuchen (así que si te he hablado en francés enhorabuena) Me cuesta coger confianza y soy muy insegura. Creo en el karma (y en infinidad de conceptos así) Mi fruta favorita son las uvas rojas.
Siempre me estoy riendo. Y haciendo reír, porque me encanta que la gente se ría. Me gusta escuchar más que hablar aunque no calle nunca. Me encanta cuando me dicen que transmito sentimientos buenos aun teniendo una guerra en mi interior. Soy muy cariñosa, pero me cuesta porque no tengo término medio en nada. Y al igual que odio que me agobien, no me gusta agobiar. Creo que el tiempo es totalmente subjetivo y no me importa darle patadas al reloj para poder hacer lo que realmente quiero. Siempre me ha ido mejor guiándome por mi corazón. Mi alma es violeta y tiene alas. Me gusta mucho el contacto visual. La tristeza es mi amiga, no mi enemiga. Siempre tengo los pies fríos y me gusta demostrarlo. Digo que no, pero me gusta que me hagan cosquillas.
El mundo es muy bonito, y estoy muy cómoda con mi vida. A veces es necesario recordarnos lo que nos hace feliz para dar por concluida la tormenta.
Si has llegado hasta aquí, quiero decirte que todo irá bien. Puestas de sol hay todos los días.

martes, 25 de abril de 2017

Over.


''Fui por caminos tan extraños que ya no recuerdo nada, 
de todo lo que viví. 
Estuve escondiendo tanto 
que el aliento se me fue apagando y dejé de sonreír.
Todos los días negros se fueron entre tu pelo 
y veo el viento que aún queda por venir.
Busqué en el lugar más alejado
y más cercano de tu mano
y vi que me tenía que ir.'' 
(Volveré - Escuchando Elefantes)



No tendré luces 
pero si estrellas,
y quizá brillan tan poco porque están muertas. 

Quizá se murieron en el intento de brillar lo suficiente para que las mirases.
Se quedaron sin ganas de seguir uniéndose
porque ya nadie las miraba ni contaba.
Entendieron que si desaparecían,
nadie las echaría de menos. 
Comprendieron que en realidad,
era la mejor decisión.
Dejarían de crear nebulosas por doquier
de llenar espacios de asteroides
y de renacer con cada lágrima.
 
Urano estuvo aquí.

 

Suicida.

En las calles vuelve a oler a verano, el viento vuelve a levantar mi vestido y el sol acaricia mi piel. Vuelvo a sentirme en una nube de tranquilidad y a irradiar paz por todos mis poros. Vuelvo a tener la agenda llena de planes que me dicen que tocar casa ya no se lleva. Vuelvo a tener el abono del bus listo para recorrerme la ciudad y mil ganas de huir del reloj.

Pero quizá ese viento que se cuela por mis piernas es el que se lleva tus palabras. Tantas ganas y tantos planes, ¿para qué? Escribí hace tiempo que intentarlo de aquella era de cobardes, intentarlo ahora es de suicidas.

lunes, 24 de abril de 2017

Marchita, o márchate.

Me he sumido en un sentimiento de tristeza muy muy profundo, y muy intenso. Del que probablemente, ni yo misma quiera ayudarme a salir, porque se está en calma y muy cómoda. Asumiendo la tristeza como sentimiento basal, en realidad nada puede dañarme ni ponerme triste, porque ya lo estoy habitualmente.
Me sigue doliendo horrores que me hayan echado de un jardín del cual siempre cuidé las flores, con tanto mimo que la propia Madre Tierra me tenía envidia.

jueves, 13 de abril de 2017

No sé florecer.

Eres como una margarita deshaciéndose en te quieros y ya no te quieros.

Y te destrozan,
y te dejan desnuda.

¿Qué dijo en el último pétalo que te arrancó?
No lo sé, ¿me va a tirar?
Me está guardando en el bolsillo.
¿Eso es un si o un no?
Yo que sé, cállate ya.

Sólo eres una flor desnuda en el bolsillo de un poeta que no se va a acordar de ti antes de echar los pantalones a lavar.

Sin embargo, el poeta sólo pensaba en mi sonrisa al cogerme de la hierba y alejarme de todas aquellas flores que nunca me tocaron.

lunes, 3 de abril de 2017

Tristeza III.

¿Qué es la tristeza?
No quiero una respuesta científica que me hable de hormonas. No quiero que me respondan que hay una hormona que se ha ido de mi cerebro y no me permite sonreír. No quiero que me digan que no se siente en el corazón, porque sólo es un músculo que late. Quiero que me respondan por qué me duele el pecho al respirar, por qué siento que hay dos manos enormes ahogándome cada vez que hablo.
Llorar. Llorar es la consecuencia de estar triste. No siempre, la verdad. Y seguro que habéis estado tristes sin llorar ni una sola lágrima al igual que habéis tenido heridas que no han sangrado. Y han sido las peores de curar, ¿verdad? En realidad cada uno tenemos nuestra tristeza particular.
Nos empeñamos tanto en definir este sentimiento como algo malo, cuando es algo tan básico y necesario como la alegría, que quizá por eso nos da tantos problemas. Lo utilizamos como excusa para una mala cara o cuando queremos llamar la atención, pero siempre negativamente. ¿Qué tiene de malo estar triste? Bucear hasta lo más profundo de ti mismx y conocerte en los peores momentos sólo te ayuda a comprender. Necesitamos comprender qué nos hace estar tristes — muchas veces somos nosotros mismos — para que estarlo no se convierta en un problema.
Una vez que sabes qué ocurre, la solución es fácil. Pero... ¿si no sabes de dónde proviene esa tristeza? o lo que es peor... ¿si no quieres salir de ella? Hace no mucho escribí literalmente que la tristeza para mí era una burbuja de tranquilidad. Estando triste, nada puede hacerme daño. Lo creáis o no, todxs formamos esta burbuja alguna vez y no queremos que nos la pinchéis.
No, no quiero tus mensajes llenos de color diciéndome que la vida es maravillosa y que mis sueños están esperándome. Ya lo sé, estoy viva como tú. He estado contenta anteriormente y he sido realmente feliz, pero déjame en la burbuja tranquila.

Siempre he pensado que del dolor nace el mejor arte o al menos el más intenso.

lunes, 27 de marzo de 2017

Agárrate.

Agárrate, que vienen curvas.
No, no son las de mi cintura
que ya te sabes de memoria.
No, tampoco es mi sonrisa
que tanto provocas.
No, ni siquiera es la curva de mis talones
que ya compartes.

Son las curvas de mi alma,
de mis estrellas muertas,
de todo lo que no saco.

Son las curvas de mis anillos de Saturno
por los que te gustará patinar.
Ya has sobrevivido a mis asteroides,
agárrate un poquito más.

Son las curvas de mi esencia
y de mi ser
— de todo lo que no te dije ni diré —
de las ganas
y los bailes que no completamos.

Agárrate, que vienen curvas.

domingo, 19 de marzo de 2017

Cuando no existes pero brillas.

Es demasiado raro pensar en mí misma como alguien que no existe. Como alguien a quien no le pones cara ni nombre, porque no es real. Hay personas para las que yo misma no quiero existir, pero la vida es tan retorcida que habrá veces en las que tengas que desaparecer sí o sí. 
¿Pero qué pasa si alguien te quiere ver tanto, que acabas brillando tanto como un faro? Y te sientes observada, no sólo por él. Pero te gusta tanto guiarle que cada vez brillas más, para que él sonría y llegue sano y salvo a casa — donde resida el sentimiento de hogar — y tú puedas apagarte y descansar para tener fuerzas para el día siguiente. 
Entonces, si ocurre esto, te costará tanto no existir que desearías haber existido siempre. Por el simple hecho de que la felicidad es lo más difícil de esconder, porque es lo que más brilla. 

Tristeza II (porque ya existe el I)



Ha vuelto a ocurrir, me han vuelto a hacer uno de los mejores regalos que le pueden hacer a una escritora. Esta vez no es que me hayan escrito un poema, es que mi anterior entrada ha inspirado tanto a un poeta, que él mismo ha escrito la que podría ser la segunda parte de mis líneas. Os dejo aquí lo que mis palabras consiguieron inspirarle.

-------------------------

Me doy la vuelta y tropiezo con ella, estoy en ese impás entre el sueño y la vigilia pero estoy seguro. Anoche no estaba. Estoy completamente seguro de que me fui solo a la cama. Muchas veces me lo hace. Me despierto y la tengo ahí, a mi lado. A veces mirándome fijamente, otras dándome la espalda con desgana. Hoy al volverme me daba la espalda. Toca indiferencia. Indiferencia total por parte de Tristeza.

Me levanto con sigilo. Desde el baño ya oigo 'Creep' de Radiohead. Tristeza sabe que me pone triste esa canción. Me pongo triste con una sonrisa.

Cuando salgo Tristeza ya está desayunando. El café que me quedaba, la única rebanada de pan de sandwich que me quedaba y el resto del único tarro de mermelada de naranja amarga que me quedaba. Veo a Tristeza disfrutar de todo eso sentada en mi sitio. En el rinconcito del salón con vistas a la calle. Tristeza mira distraida a la gente pasar mientras extiende con precisión la mermelada de naranja amarga. Mete el cuchillo de punta roma por enésima vez en el tarro de cristal y lo hace girar en el aire. Tristeza tiene automatizado este gesto para recuperar en la punta roma del cuchillo los últimos restos de mermelada de naranja amarga. El tarro queda prácicamente como salido de fábrica. De la de vidrio, no de la de alimentación.

Aunque me cuesta reconocerlo, me gusta despertar, darme la vuelta en la cama y descubrir a Tristeza dándome la espalda pensativa.

A veces llego antes que ella al equipo y pongo 'Creep' mientras Tristeza se despereza en la cama.

Esos días desayuno café con leche, rebanada de sandwich tostado y mermelada de naranja amarga, sentado en el rinconcito del salón con vistas, mirando distraídamente a la gente pasar por la calle.

Cuando Tristeza por fín se levanta y entra en el salón me mira y sonríe.


Mariano J. Sánchez
Gijón
18-marzo-2017

martes, 14 de marzo de 2017

Tristeza.

Esta mañana me he levantado con la tristeza de la cama. Nos hemos estirado, quitado las legañas y hemos ido a hacernos el desayuno. Ella ha preferido el café muy cargado, dice que tiene mucho trabajo hoy en día. Yo he tomado un simple té, porque la verdad, me ha dejado sin posibilidad de escoger otra cosa. He limpiado la casa muy despacio, a tristeza le gusta entorpecerme en mis quehaceres y siempre consigue hacerme sentir inútil, parece que a ella le sale todo a pedir de boca. Cuando ha llegado el momento de ducharnos, nos hemos deshecho el moño juntas. He querido sonreírme en el espejo, pero mis ojeras no me dejaban. Tristeza soltó una carcajada que retumbó por toda la casa.

– ¡Todo esto es culpa tuya! - chillé - Quiero que te marches para siempre.
— ¿Y dejarte dormir sola? No es tan simple.

"No es tan simple"
Sus palabras resonaron en mi cabeza una y otra vez. Y tomé una decisión. Entramos en la ducha juntas y la ahogué. ¿A ella o a mí? Quién sabe, pero tristeza no volvió a reír.

domingo, 5 de marzo de 2017

Osa Menor.

No soy de este planeta,
creo que lo sabes bien.
Me río a destiempo y de todo.
Siempre tengo las manos frías
— como los pies —
y bostezo mucho.

Le pongo banda sonora a cualquier recuerdo
y me gusta hundirme en mí misma.
Reflejo más de lo que quiero decir
y por dramas que no sea.

A pesar de mis manías y mi desorden
lo que te llevo a afirmar que,
definitivamente y sin lugar a dudas no era de aquí,
fue que observaba las estrellas.
Y por eso era especial.

Sí, es cierto, amo mirar al cielo
y encontrar miles de astros brillando,
saberme de memoria constelaciones
e inspirarme con ellas.

Lo que tú no sabías es que llevas mi constelación favorita en tu espalda.
Quizá ya te lo habían dicho,
quizá otros ojos ya se habían percatado
de que tus lunares forman la Osa Menor,
quizá ya habían jugado a unirlos con besos.
Pero la llevas.

Entonces, llegados a este punto,
¿entiendes que también eres especial?
A veces incluso dudo de dónde vienes.

Sin querer me has hecho el mejor regalo,
poder acariciar una constelación.
Y sé que sonreirás al leerme,
al escucharme en tu mente.
Siempre has sido especial.

Como te digo,
en realidad yo no soy poeta,
soy musa y juego a escribirte versos especiales y espaciales,
sobre el antes y el después de mi pequeña estrella.

Y tú también juegas
— aunque no lo admitas —
porque en realidad no eres una estrella fugaz, ni un planeta, ni una constelación.
Eres El Principito de mi cuento.

Y quizá yo sea el zorro que te guía y te enseña lo que de verdad significa "estar ahí".
O quizá sea la rosa que llora tu ausencia
y espera orgullosa tus cumplidos.

No lo sé, pero me gusta que juguemos y brillemos juntos.
Me gusta revolver tu pelo,
hacerte sonreír como un niño pequeño
y decirte con mis ojos que te quiero.

Me gusta cuando te enfadas
por cuestiones que no entiendes,
por preguntas sin contestar.
Detestas que no te den respuesta.
Y siempre, siempre, te sales con la tuya.

No llevas capa,
ni espada,
pero sabes reír.
Y en el eco de tus carcajadas puedo acurrucarme como solía hacer en mi planeta.

Porque es cierto, no soy de aquí.
No pensé que tan lejos de mi hogar
encontrase a alguien que me quitase las ganas de volver.

¿Sabes, Principito?
Quizá los dos somos tan especiales que juntos, somos espaciales.
Y en el espacio que hay entre los dos brillan mil estrellas.

He perdido la cuenta de las veces
en las que ya sé lo que me vas a decir
— aunque llevemos sin hablar horas —
sé cuando es que si,
y cuando es que no.

Aún así siempre te las arreglas para sorprenderme.
¿Será tu constelación la que te ayuda?
No sé, pero no quiero volver a mi planeta.

Principito, seguiré llamándote "estrellita"
pero recuerda que realmente
el firmamento es tuyo,
y yo soy sólo una chica que observa las estrellas y escribe poemas
intentando contarle al mundo cuanto brillas.

Tras leer esto sé que sonreirá
— quizá se emocione, aunque eso es más difícil —
y no es que se me hayan subido a la cabeza los versos y las metáforas,
es que conozco mejor a mi Principito de lo que él cree.

Le encanta meterse en mi mente
y sacarme las estrellas que quiero darle,
pero no le gusta que hagan lo mismo con él.

No me creía capaz de hacerlo
pero después de observarle tanto,
he terminado sabiendo cómo brilla cuando me lee
— aunque nunca he estado a su lado mientras me lee, lo sé —

Lo que puedo decir en mi defensa es que
ni yo misma sospeché que brillaría tanto al escribirle.

Sonríe como el niño que aún eres,
Principito,
yo seguiré escribiendo poemas
gracias a tus estrellas.

martes, 14 de febrero de 2017

Bailarina.

Siempre quise ser bailarina.
Calzarme las puntas y bailar,
con seguridad,
sobre los lazos que me unen a ti.

Siempre quise ser bailarina.
Acariciar tu cintura con mi tutú
y saltar por encima
de todos los "qué dirán".

Siempre quise ser bailarina.
Silenciosa,
frágil como una pluma.
Pero libre.

Siempre quise ser bailarina.

sábado, 11 de febrero de 2017

Una timba con regalo.

El pasado viernes día diez de febrero tuve el placer de disfrutar de otra timba poética. Se han convertido en mis eventos favoritos. Desde que formo parte de Fame Poétika he de reconocer que me pongo aún más nerviosa cuando me toca recitar mis poemas. Me han acogido estupendamente y son gente maravillosa que tengo muchísimas ganas de conocer mejor según vaya pasando el tiempo. Me siento muy afortunada de que además del colectivo vaya gente a leer bajo total libertad, personas que también me han arropado con sus sonrisas y palabras de ánimo. Esta pasada timba fue distinta, fue hasta la fecha, la mejor. Me sentí especialmente bien al recitar y justo cuando acabé, recibí una de las mayores sorpresas que me han dado jamás: Uno de los poetas que son ya habituales en las timbas, y al que considero una persona muy especial, me hizo salir con él al escenario. Me había escrito un poema, sí sí, como leeis. No sé como pude aguantar el tipo junto a él, me temblaban las piernas y necesitaba chillar de emoción. No tengo palabras, pero os dejo una fotografía del momento y por supuesto, el poema. Las palabras ya se las he dicho a él.


------------------------------
A Raquel,

todo esto por ver tu cara de sorpresa, tus ojos, tu sonrisa,
todo esto por un par de tus besos,
o quizás... una torta
------------------------------


Tus manos blancas, pequeñas,
de uñas pintadas de colores intensos, que toquetearon este móvil con la habilidad y rapidez de los nacidos digitales,
esas, tus manos,
ya me dicen algo de ti,

tus ojos rápidos, que imagino con
retazos azules, delicados, de tonos marinos, de ver mas allá de lo que miran, de saber de lágrimas porque las han saboreado ya antes de aflorar,
esos, tus ojos,
ya me dicen lo que no les dejas ocultar,

tu voz intensa, casi tan rápida como tu pensamiento, que lo trasmite sin coletillas, a la velocidad que ordena la fisiología de tus músculos, de tu cuerpo,
esa, tu voz,
ya me deja pegado a la silla,

tu prosa, de palabras corrientes,
de palabras que podría escuchar en la peluquería, en un bar, en boca de una pareja de viejecitos mirando al infinito sentados en el banco de un parque, palabras que tu ordenas con lo que dicta una pena, una frase ajena, una idea profunda con palabras de extrarradio,
esa, tu prosa,
ya me dice que sueñas,

si, definitivamente,
yo en tu corazón veo
las lágrimas dulces y azules
de un poeta.


Mariano J. Sánchez
Gijón
2-enero-2017


  
Fotografía tomada por Inés Harrison.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Arte.

¿Qué hago con el amor que no puedo darte?
¿Dónde escondo las ganas de besarte?
si no dejo de soñarte,
de buscarte
de añorarte.

Si el tiempo se me funde con el arte
de imaginarte;
llegando a mi portal, abrazándome..
Ojalá pudiera congelarte.
Y conservarte,
para así cuando me sienta sola,
contemplarte.

Me muero por coger mi cámara y retratarte.
Tener algo con lo que recordarte,
mirarte
y tocarte.

Y escucharte,
y luego sentirte,
y gritarte,
y decirte... que quererte no rima con el arte, pero si amarte.

A Marte, llevarte.
Y enamorarte.

domingo, 29 de enero de 2017

Relaciones. Lazos. Conexiones.

"Tú me regalas todos tus días
Yo me acostumbro a tus caricias
Gastas tu vida junto a la mía
Yo me aprovecho de tu mediodía" Tu mediodía, Depedro.

Son algo complicado de explicar, y algunas veces de sobrellevar. La mayoría de la gente te dirá que hay relaciones malas y buenas. Pero esa es una clasificación muy pequeña. Hay relaciones de muchos tipos: amorosa, amistosa, a distancia, abierta, cerrada, sexual, de trabajo, forzada, cordial, fría, difícil, fácil, perfecta, enriquecedora, tóxica... En todas ellas existe un vínculo entre dos o más personas. Bien, teniendo esto claro, es obvio que todos tenemos relaciones en nuestra vida porque en eso se basa la sociedad. Al igual que nuestros pensamientos o acciones individuales, las relaciones externas e internas también marcan nuestra forma de ser o ver la vida. Desde mi experiencia — la cual es poca porque soy muy joven y creo que las personas no dejarán de sorprenderme nunca — he aprendido que es muy importante ser realistas con las relaciones que tenemos (y con las que dejamos) No todas son buenas para nosotros mismos o para el resto de personas que están involucradas en dichos lazos. Esto puede ser por diversos motivos: la otra persona no busca lo mismo que nosotros, no estamos en el mismo lugar de la relación, no es el momento... A pesar de estos infinitos factores que determinan la longevidad de una relación, es esencial ser sincero con uno mismo y no estancarse en ningún lazo que no nos aporte nada positivo.

He de reconocerlo, la mayoría de mis relaciones no han sido ni son perfectas. Pero poco a poco me he dado cuenta de que he conseguido tener el tipo de relación indicada con cada persona que forma parte de mi vida. El budismo me enseñó que el apego es lo que más nos hace sufrir. Forzar las cosas, intentar mantener a una persona en nuestra vida cuando no es ése su camino, provoca mucho dolor (y a largo plazo la mayoría de las veces) Si alguien llega a tu vida, déjale ir, salir a su antojo, abre ventanas, puertas, todo. Si vuelve, es que realmente merece estar en tu rutina y formar parte de tu corazón. No es algo fácil de conseguir, pero es más difícil llevar una vida llena de relaciones muertas.

lunes, 23 de enero de 2017

Tic-tac.

En noches como éstas,
en las que no estás
porque el cansancio te llena
y Morfeo te llama,
es cuando más te echo en falta.

Me gustaría sentarme,
buscar mi sitio,
en el alféizar de tu ventana
y verte dormir.

A pesar de las vistas,
de la altura,
de tener todo el firmamento ahí,
sólo querría velar
por el sueño de mi estrella.

Querría acariciarla con mi mirada,
sin despertarla
ni alterar su paz,
sin que supiera que estoy ahí.

Cierro mis ojos y puedo,
no sin dolor,
sentir sus manos por mi rostro
en busca de alguna lágrima que secar.

Ha cambiado mi percepción del tiempo,
los minutos no se deslizan igual,
se me ha roto la esfera
y me he clavado las agujas.

Mis números se han caído
— culpa de mi estrella —
todo se me ha parado.
Y aquí estoy otra noche más.

Con las agujas clavadas
hasta lo más profundo
de mis engranajes.
Intento que funcionen.

viernes, 20 de enero de 2017

jueves, 19 de enero de 2017

Skinny love.

No sé si me están creciendo flores en la piel o si me están saliendo alas en los pies.

Tantas cosas que quiero decirte,
tantas metáforas que me inspiran tus caricias.

Demasiadas palabras que deletrearía con cariño, con suavidad...

Quiero dejar que florezca todo,
aunque llueva,
porque no quiero ahogarme con mis propios susurros.

miércoles, 18 de enero de 2017

Mariposa.

Ella volaba con alas de mariposa,
delicada,
suave.
Posándose con timidez en las hojas bañadas de rocío,
resbalando entre las gotas
y jugando con las flores.
Le gustaba bailar con los rayos del Sol.
No sé, era arte verla volar.
Siempre venía a resguardarse en mi jardín,
a acariciarme las mejillas con las antenas y a contarme cuánto había volado aquella vez...
Y un día escuché cómo le rompían el corazón,
cómo se le partían las antenas
y sus ojos dejaban de reflejar la primavera.
Empezó a volar rápido,
consumida por el dolor.
Picaba como una avispa al que se le acercase,
— y yo no iba a ser menos —
Fui su última víctima.
No puedo describiros lo que me dolió verla inmóvil, rota,
inerte en mis propias manos.
Desapareció como si fuese polvo,
como si el viento llevase las riendas ahora.
Un sólo aleteo de mi mariposa podía derribar ciudades enteras.
Pero no era mi mariposa. 

 

domingo, 15 de enero de 2017

Dust lane. (Entrada rescatada)



Cuando me dijiste que no te gustaba que te arañasen la espalda con las uñas mientras tenías sexo, lo comprendí todo. Hace mucho que no escribo sobre ti — pensé que al volver a estar en mi vida no tendría por qué hacerlo —  pero aún no se me han acabado las letras. Comprendí que hay momentos en los que es mejor no sacar las uñas, en los que es mejor arañar con la mirada y la piel. Comprendí que desnudarse no es precisamente eso si tú misma no lo permites. Comprendí que más allá de lo físico, añoraba muchas cosas de tu compañía. Pero tengo miedo de que al volver a escribirte te quedes atrapado en mi pluma y vuelvas a irte. Siento que se me acaban las palabras porque ahora prefiero escucharte que escribirte. También he comprendido que si las palabras sobran es una buena señal, pero en cambio, las miradas no se pueden controlar. No me puedo esconder. Antes escribirte era más fácil, ahora no sé qué decir ni qué pensar.
¿Si te enamoras del fantasma, te conviertes en uno tú también?
Hacía mucho que no te escribía.

jueves, 12 de enero de 2017

Esquirlas.

El alma se parte en tres esquirlas cuando te das la vuelta.
El alma te llama a gritos en canciones desesperadamente tristes.
El alma baila en tus hilos de araña con los pies fríos.
El alma te suplica que no apagues la luz.
Que contigo es todo más fácil,
que sin ti llueve.
Pero llueve dentro, diluvia, se rompen los muros, la tormenta no cesa nunca.
El alma no quiere que te ahogues,
quiere que nades.
Y quizá algún día el agua deje de brotar de sus pulmones y la herida sane.
Mientras tanto el alma continúa llena de tiritas viejas y sucias.

Todo es nada
cuando te das cuenta
de que el frío también quema.

Detalles.



Siempre suelo fijarme en todos los detalles de lo que me rodea, hasta aprenderme cada objeto de memoria. Me gusta hacerlo cuando nadie se da cuenta, cuando nadie me mira y puedo ser todo lo observadora que quiero. Si estoy en un sitio nuevo, me sale serlo mil veces más. La verdad es que podría pasarme días enteros hilando historias en mi cabeza con esos detalles de los que nadie se da cuenta. Por eso me gusta tanto salir sola y descubrir nuevos rincones, nuevas historias. No hablo de viajar, no hablo de cogerme ningún avión y recorrerme el mundo. No, he aprendido que aunque haya nacido en una ciudad pequeña y haya andado por ella muchísimas veces, siempre me van a quedar detalles que descubrir.
(Aunque a veces necesitas que venga alguien y te lleve directamente a esos sitios a los que jamás irías sola)

En realidad, esto no acaba ahí. Me fijo muchísimo en mi entorno, pero también me quedo con cada detalle de las personas que pasan por mi vida, y en los detalles que yo misma llevé puestos cada momento. Puede sonar muy bonito y muy especial, puede sonar a que vivo tanto los momentos que los guardo exactamente como fueron en mi mente para siempre. Pero en realidad es muy doloroso, muy muy doloroso. Cuando empiezas a echar de menos, terminas echando de más, te hundes en detalles, en qué vestido llevabas aquel día de verano y en cómo te besó en el garaje. Cuando te pones a contarle recuerdos a los demás, siempre se sorprenden de que te acuerdes de la fecha exacta y de pequeños detalles que para ti diferencian un día de otro. Es cierto, me acuerdo de todas mis fechas importantes. Me sé las malas y me sé las buenas, las que duelen y las que florecen.

Sí, me acuerdo del vestido que llevé por primera vez a tu casa, que te gustó tanto que no podías dejar de mirarme y ni siquiera me lo quitaste. Recuerdo el olor de tu ropa, de tu pelo, de todo el ambiente.. nunca pensé que me iba a gustar tanto el olor de un suavizante ni que no echaría de menos una marca de colonia a la que recurrir. También me acuerdo del gesto que hacía para apartarse el pelo de la cara, y como se hundía en sus recuerdos con un par de palabras. Todos los sitios que me enseñó en mi propia ciudad, y todas las ganas de llegar a casa que sabía quitarme. ¿Y sabéis que es lo mejor? Que era y es mi salvador, aunque él no lo sepa. Me ha enseñado más que muchas personas que dicen ser mi familia y me he sentido protegida incluso cuando no podía vernos. Pienso mucho en él y en cómo me abrazó y llenó de besos la última noche que le vi. Pienso en lo cómoda que estaba con él y en su risa. Pero también pienso en sus ganas de comerse el mundo cuando la música le envuelve y hace planes con sus amigos de siempre. A él sí que lo echo en falta cuando no me llena de canciones. Tengo mucho que agradecerle, sin él no habría podido echar a volar delante de todos vosotros, en mi calle favorita, con mi gente favorita. A veces le echo en falta, y me acuerdo de cómo me miraba, y me arrepiento de no haberle besado más. Creamos nuestra propia rutina para que cada vez que nos veamos, todo sea igual de especial que siempre. Con él tengo muchos muchos recuerdos, pero estos no los tengo en un baúl, los tengo en un sitio real lleno de árboles y aventuras. Pero es que aún no os he dicho que quien más ha creído en mí y más sonrisas me ha sacado ha sido él. A veces viene los sábados y nos trae el desayuno. Madruga y coge el coche sólo para venir a vernos sonreír con un café caliente y mucha hambre de otro verano tan bonito.

No sé si existe alguien en el mundo que le de tanta importancia a mis propios detalles como yo se la doy a los de todos vosotros.. pero no lo tengo en cuenta, a mi esto me sale solo porque es mi forma de ser desde que soy realmente feliz. Creo que esa es mi definición de felicidad, porque aunque esté muy cansada o haya tenido un mal día, se buscar esos detalles del mundo que me rodea que me hacen sonreír y seguir adelante. Por todo esto cuando os decís en voz alta que no valéis para nada y que no tenéis nada especial, algo en mí se rompe. Todos tenemos algo especial, todo tiene algo especial.. lo que hace verdaderamente falta es un par de ojos que dejen de ver y empiecen a mirar. Tengo mucho que agradecer cada día, y mucho por lo que seguir.

Si me seguís llenando las alas de estrellas y colores, jamás querré dejar de volar.