sábado, 8 de julio de 2017

Ver no es mirar.

La importancia de dejar de vernos en los demás es más grande de lo que pensamos. Pasamos mucho tiempo, demasiado, intentando vernos en personas a las que no les importamos. En los mejores casos sí que les importaremos, pero no nos conocerán realmente, por lo que la visión sigue siendo inválida. Bucear en las vidas de los demás es entretenido hasta que das con algo que te duele y entonces te das cuenta de que hacer eso sólo te ayuda a perderte más. Porque sí, metiéndote de lleno en vidas ajenas lo único que consigues es terminar sintiéndote una extraña en tu propia piel. Te acabas sintiendo expuesta y detestando tu vida, porque cada persona que ves tiene algo mejor que tú. Eso contando que bucees en personas ajenas a ti, ya que lo peor de todo es hacerlo en esas personas que antes te tenían un aprecio y ahora es totalmente lo contrario. ¿Por qué pierdes el tiempo en esas cosas, si no te trae nada bueno? Al final sólo terminas sintiéndote peor de lo que estabas y creyéndote todo lo que ha puesto esa persona en una red social. Escrito así suena verdaderamente ridículo, ¿verdad? Porque lo es. Y realmente no creo que la culpa sea directamente nuestra por ponernos a bucear horas y horas, sino de la sociedad que estamos creando por culpa de las tecnologías. No quiero decir con esto que el avance tecnológico sólo traiga cosas malas, no me malinterpretéis. Es cierto que yo nací prácticamente de la mano de nuestro querido Internet, pero no me considero tan milenial en ese aspecto. Quizá sea porque por una cosa u otra, siempre he tenido problemas en las redes sociales. Creo que no termino de encajar en ellas. No me apetece socializar tanto como a los demás, ni dar mi opinión abiertamente y meterme en debates violentos (sí, estoy dando mi opinión ahora, pero esto no es Twitter) Tampoco me apetece compartir cualquier tontería que me haga gracia como antes, ni que todxs mis seguidorxs sepan de mi vida personal. Me canso mucho de que las redes sociales me aten al móvil, cuando en realidad no tengo nada que mirar que sea verdaderamente importante. Es por todo esto que no entiendo que hoy en día nuestra respuesta más común y rápida al aburrimiento sea mirar hasta con lupa lo que hace o deja de hacer otra persona. ¿No sería mejor invertir ese tiempo en intentar solucionar nuestro propio aburrimiento? Con la de cosas que hay normalmente para hacer, creo que es un problema bastante grave que una persona se aburra con tanta facilidad y que encima, no haga nada productivo -al contrario- para solucionarlo. ¿Tan vacía está tu vida? Eso es preocupante, pero está claro que hoy en día no le damos más importancia. Personalmente, me siento podrida en alma y esclavizada a seguir un rol de sociedad que no me aporta nada bueno.

 Leerme no es conocerme. 
Gracias siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario